Miguel A. Zafra Anta¹, Carolina Merchán Morales², Almudena Santos SánchezRey², Pedro Gorrotxategi Gorrotxategi³, Víctor M. García Nieto4

1 Servicio de Pediatría. Hospital Universitario de Fuenlabrada. Comité de Historia de la AEP
2 Servicio de Pediatría. Hospital Universitario de Fuenlabrada
3 Pediatría, Centro de Salud de Pasajes San Pedro, Pasaia, Guipúzcoa. Comité de Historia de la AEP
4 Nefrología Pediátrica. Hospital Nuestra Señora de Candelaria, Santa Cruz de Tenerife. Coordinador del Comité de Historia de la AEP


Introducción. Definición del síndrome

La discinesia ciliar primaria (DCP) es una enfermedad heterogénea clínicamente, de origen genético, con una herencia autosómica recesiva predominantemente. La DCP se produce como consecuencia de defectos congénitos en el cilio, lo que determina patología en diversos órganos e incluye el síndrome del cilio inmóvil, el síndrome de Kartagener y los defectos primarios de movilidad y orientación ciliar. La prevalencia aproximada de la DCP es 1:15.000 a 1:30.000 nacidos vivos1,2.

Se denomina triada o síndrome de Kartagener a la coexistencia de sinusitis, bronquiectasias y situs inversus Fue descrita por Manes Kartagener en 1933 3. Realizó más publicaciones sobre el tema, hasta una revisión de la enfermedad en 1962 4. Consideró que la herencia podía ser autosómica recesiva, si bien, nunca supo la causa exacta de la enfermedad, esto es, la disfunción ciliar, ni tampoco observó que se asociaba a infertilidad masculina5.

Pronunciación y escritura del epónimo: La pronunciación original aproximada es / Kartáguener/ o kartáguenar/, pero entre hispanohablantes se oye también /kartájener/ En Centroeuropa se escucha también la pronunciación en alemán: Kart-agayner5. Es incorrecta la forma Cartagener.

La codificación actual del Síndrome de Kartagener es: CIE-10: Q89.3, y OMIM 244400.

En la descripción clínica y fisiopatológica de la DCP intervinieron muchos autores, pero se reconocen como principales a Zivert (ruso año de publicación 1902), Kartagener (austriaco-suizo, año 1933) y Afzelius (sueco, 1976-77), junto a Eliasson5.

Nombres alternativos o complementarios al de Síndrome de Kartagener, como es conocido desde los años 40 del siglo XX6: Síndrome de Siewert (Zivert), síndrome de Siewert-Kartagener, más usados en Europa del Este; Síndrome de Kartagener-Afzelius, más empleado en países nórdicos europeos; síndrome de inmovilidad ciliar; discinesia ciliar primaria. Este último es la denominación más consensuada y aceptada en la actualidad1,2.

Actualización de la discinesia ciliar primaria

Genética

La discinesia ciliar primaria (DCP) se hereda sobre todo de forma autosómica recesiva, con penetrancia variable1,2. Los cilios tienen más de 250 proteínas, que pueden estar modificadas por mutaciones en distintos genes. Hay más de 35 alteraciones genéticas descritas1,2. La mutación más frecuente (hasta 28%) se localiza en el gen DNAH5, en el cromosoma 5p15. Otros locus y genes asociados se encuentran en los cromosomas 7p, 9p, 15q, 16p, 19q y X. Las mutaciones descritas tienen lugar en genes que codifican proteínas de los brazos externos de dineína (DNAH5, DNAH9, DNAH12, DNAI1, ARMC4, CCDC103), en los brazos interiores (DNALI1), en las proteínas de ensamblaje (DNAAF3), y líneas radiales (RSPH4A, RSPH9). Hay descritos casos asociados en el cromosoma X. En cambio, las mutaciones asociadas a herencia autosómica dominante son extremadamente raras. Actualmente se están dirigiendo investigaciones para establecer la correlación fenotipo-genotipo.

Clínica

Las manifestaciones clínicas se incluyen en un espectro muy amplio, que van progresando con la edad (véase la Tabla 1). Lo más común son infecciones recurrentes de la vía aérea superior e inferior y, posteriormente, la enfermedad pulmonar crónica con bronquiectasias, así como infertilidad masculina1,2. La edad media de diagnóstico es 5-5,5 años si se detecta en la infancia y 22-36 años si es en la edad adulta. Es una enfermedad rara y sus síntomas precoces son inespecíficos, excepto el situs inversus. Aparentemente, la posición del situs visceralis se determina al azar.

Para conocer el manejo del paciente afecto de discinesia ciliar primaria, puede consultarse el protocolo de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica2.

En la radiología simple se puede objetivar el situs inversus, con dextrocardia (algo menos del 50% de casos), lesiones infecciosas inflamatorias pulmonares de predomino en lóbulos inferiores2,5, pero la tomografía computarizada resulta de mayor sensibilidad para detectar lesiones crónicas precoces y bronquiectasias.

Tabla 1. Manifestaciones clínicas en la Discinesia ciliar primaria y Síndrome de Kartagener

Etapa de la vida Clínica de la discinesia ciliar primaria
Prenatal Heterotaxia visceral
Hidrocefalia
Antecedentes familiares
Periodo neonatal Rinorrea
Dificultad respiratoria o taquipnea neonatal no explicada
Neumonía sin causa aparente
Situs inversus
Malformaciones asociadas: Cardiopatías congénitas, poliquistosis
renal y hepática, atresia de vías biliares, hidrocefalia, atresia
esofágica, retinitis pigmentaria, otras
Lactante y niño mayor Tos crónica
Infecciones respiratorias de repetición
Asma con mala respuesta al tratamiento
Bronquiectasias de causa no aclarada
Rinosinusitis crónica
Otitis medias supuradas prolongadas
Síndrome de Kartagener
Adulto Misma clínica que en niños
Rinosinusitis, poliposis nasal
Varones: Infertilidad
Mujeres: Embarazos ectópicos y subfertilidad

Tomado de las referencias 1 y 2

Para establecer el diagnóstico, según el consenso de 2017 de la Task Force de la European Respiratory Society se necesita la existencia de un cuadro clínico compatible combinado con diversas pruebas diagnósticas2,7 (véase la tabla 2).

Tabla 2. Exploraciones complementarias diagnósticas en la Discinesia ciliar primaria

Exploraciones útiles como prueba diagnóstica y como cribado
  • Óxido nítrico nasal disminuido
  • Alteración de la función y batido ciliar. Radioisótopos depositados en nariz o bien nebulizados, en pulmón. La prueba de sacarina no se suele realizar actualmente (se utilizaba para ver el retraso en notar sabor dulce de un fragmento de comprimido depositado en cornete nasal inferior)
Exploraciones útiles para confirmación diagnóstica
  • Alteración de la ultraestructura ciliar en microscopía electrónica. Hay alteración en un 80-90% de los pacientes
  • Estudio de la función ciliar mediante videomicroscopía de alta resolución. Frecuencia o patrón de batido ciliar. Test de rotación celular
  • Genética. Resulta útil para confirmación de casos dudosos, no se considera de primera línea

Tomado de las referencias 1, 2 y 7

Diagnóstico diferencial

Debe hacerse con enfermedades que cursen con infección respiratoria alta o baja de repetición como asma, alergia, fibrosis quística (FQ), enfermedad pulmonar crónica, inmunodeficiencia, neumonías de repetición, bronquiectasias, tabaquismo y otras, como infertilidad o heterotaxia visceral sin anomalías respiratorias1,2,5.

Actitud terapéutica

No hay tratamiento etiológico ni específico. El manejo se basa en evidencias extrapoladas de la rinosinusitis crónica y de la FQ, aunque, en general, la tasa de declive de la función pulmonar es más lenta que en la FQ. De aquí la importancia de registros e investigación multicéntrica y supranacional. Se considera que el diagnóstico y tratamiento precoces y basados en guías específicas mejoran la evolución a largo plazo, ralentizan o evitan la aparición de las complicaciones1,2,5.

El tratamiento irá dirigido a prevenir y tratar las infecciones respiratorias de vías altas y bajas (vacunación antigripal y calendario vacunal al día), ejercicio físico, evitar tabaquismo, técnicas de aclaramiento mucociliar, fisioterapia respiratoria, suero salino hipertónico nebulizado, detectar precozmente las complicaciones, tratar las exacerbaciones y las complicaciones de las bronquiectasias y optimizar el tratamiento de otitis y sinusitis. Se requiere un manejo multidisciplinar1,2,5.

No suelen ser útiles broncodilatadores inhalados ni corticoides inhalados o sistémicos, salvo asma asociada.

Se precisa un seguimiento neumológico periódico con monitorización de la función pulmonar. En los casos raros de deterioro grave de función pulmonar, puede estar indicado el trasplante pulmonar1,2.

Manes Kartagener (1897-1975)

Figura 1. Manes Kartagener. Imagen tomada de la referencia 5

Médico internista austríaco-suizo que describió el síndrome que lleva su nombre en 1933, con cuatro casos clínicos, y, en menos de un año, otros siete más. En 1935 vuelve a escribir sobre bronquiectasias hereditarias, con un gran número de referencias (Kartagener, 1935). Se denomina síndrome de Kartagener desde los años 40 5,6.

Manes Kartagener nació el 7 de enero de 1897 en Przemysl, situada actualmente en Polonia. Entonces, y desde 1772, pertenecía al Imperio Austro-Húngaro, en una región llamada Galitzia. Era hijo único de un rabino judío Lazar (Reb Eliezer) Kartagener y su esposa Susanne. El 30% de la población local de Przemysl en 1910 era de origen judío. Según le comentó el propio Kartagener a Ulrich Willi, el origen del nombre Kartagener es sefardí, esto es, de los judíos descendientes del grupo vinculado a la península ibérica antes y tras su expulsión por los Reyes Católicos en 14925. El nombre Kartagener precisamente se deriva de la ciudad de Cartagena. No es, por tanto, de origen judío alemán centroeuropeo o askenazi.

En Przemysl acontenció uno de los grandes sitios de la Primera Guerra Mundial y supuso una aplastante derrota del Imperio austrohúngaro ante el Imperio Ruso en 1915. La familia emigró a Suiza en 1916 cuando Kartagener tenía 18 años. En la Universidad de Zurich estudió medicina5. Se graduó allí en 1924. Su doctorado ocurrió en 1928 con una investigación sobre la glándula tiroides (Ueber einen Fall von Kankroid der Schilddrüse mit peritheliomartigen Bildern). En ese mismo año se le concedió la ciudadanía de la ciudad de Zurich. Trabajó en el Instituto de Anatomía de Zurich, en el Hospital Infantil, en el Instituto de Dermatología, en el Instituto Fisiológico-Químico de Basilea (en ese momento bajo la dirección del conocido bioquímico Prof. Edelbacher) y, por último, trabajó diez años en el Policlínico Médico de Zurich junto a Wilhelm Löffler (El síndrome de Löffler es una enfermedad en la cual los eosinofilos se acumulan en el tejido pulmonar en respuesta a una infestación parasitaria). Después ejerció en medicina privada, desde 1938 5.

Kartagener poseía todos los requisitos previos para desarrollar una actividad científica exitosa. Tenía un buen conocimiento de la bioquímica, era un buen matemático y un excelente observador. Incluso después de dejar el Policlínico Meizine, Kartagener nunca cesó en sus investigaciones clínicas. Su trabajo científico comprende casi cincuenta artículos. Incluyen todo el campo de la medicina interna, sobre todo patología del tórax, tuberculosis pulmonar, bronquiectasias y temas cardiologicos. El resto de las publicaciones son principalmente informes casuísticos como los que se valoraban en las policlínicas de entonces. Kartagener utilizó sus conocimientos bioquímicos en un estudio sobre la “concentración de iones de hidrógeno y la amortiguación de las heces” y junto a H. Fischer en una investigación del metabolismo de los lípidos y el calcio en un caso de la enfermedad de Hand-Schüller-Christian5.

Sin embargo, Kartagener estaba particularmente interesado en el problema del desarrollo de las bronquiectasias, un “viejo problema”. Antes del descubrimiento de la estreptomicina, las bronquiectasias eran la enfermedad pulmonar crónica más común, tras la tuberculosis. En el desarrollo de las bronquiectasias, había dos posibles mecanismos opuestos, a saber, una malformación bronquial congénita o un daño inflamatorio adquirido en la pared bronquial. Las alteraciones morfológicas finales en el bronquio son similares para ambos casos. El representante más importante de la congestión en la etiología de las bronquiectasias fue Sauerbruch. La patogénesis congénita sólo se podía defender indirectamente, por medio de pruebas circunstanciales. Kartagener dedicó más de diez trabajos al problema de las bronquiectasias y resumió sus hallazgos de siete casos propios en su tesis de habilitación para el profesorado (Venia legendi) denominada “Sobre la congestión y la herencia de las bronquiectasias”, que fue leída en 1935 8. Los siguientes datos sugerían una causa congénita: su aparición en los bronquios asimétricos y su asociación en el situs inversus en combinación con sinusitis y pólipos de la mucosa nasal5. Progresivamente se fueron publicando distintos casos y se confirmó la asociación publicada por Kartagener de situs inversus con bronquiectasias.

El 14 de septiembre de 1950 se le concedió la cátedra titular. Siguió la docencia y la carrera universitaria hasta el año 1962. Sus últimos años desarrolló una polineuropatía que le obligó a abandonar sus actividades profesionales.

Kartagener estuvo casado con Roza Intrator -Rose(1913-2003). Tuvieron dos hijos. En 1928 recibió la ciudadanía de honor de Zurich. En la Segunda Guerra Mundial dirigió la sección médica del ejército de Suiza. Murió el 5 de agosto de 1975, en Zurich. Su lugar de entierro, fue el cementerio judío de Zurich.

Kartagener investigó varios años sobre las bronquiectasias y su origen. Sin embargo, no conoció la causa ultraestructural ni funcional de la enfermedad, el problema de la alteración en los cilios, como aportaría el sueco Afzelius9,10. Parece ser que tampoco había tenido noticias de la primera descripción de la triada por parte del rusoucraniano Zivert (1902-1904, véase más adelante).

Kartagener, su origen y su cultura judía

Kartagener recibió una excelente educación tanto en la Torá escrita y oral como en temas generales. También sabía tocar el violín. Estudió la Biblia y la gramática hebrea del conocido profesor Hendler; leyó con él sobre Maimónides y sobre el rabino Saadya Gaon. Su maestro del Talmud y de la ley judía fue el Rabino Dayan Moshe Feldstein10.

El objetivo inicial de sus estudios era recibir la ordenación como rabino. Hizo sus exámenes de matrícula en Lvov en 1915, Cambiaron los planes después de que él y sus padres sufrieran dos períodos de asedio en Przemysl y el joven se trasladó a estudiar medicina en Zurich5,11.

El profesor Kartagener encontró tiempo para interesarse por la teología y filosofía de los judíos y de la humanidad. Nunca olvidó el aprendizaje de su infancia, y solía leer mucho. Poseía una espléndida y actualizada biblioteca, que también incluía libros en las lenguas clásicas, que había estudiado5,11. En 1962 publicó un ensayo lingüístico-filosófico en alemán titulado “Los fundamentos de la lengua hebrea”, en el que demuestra un amplio y profundo conocimiento del tema, además las lenguas griega y hebrea. El lector judío se podría sentir consternado por haber “perdido” un gran investigador de la cultura y religión hebrea, pero se ganó para la medicina. Era de buen corazón, modesto y recto. El profesor Kartagener no era un activista religioso, y no figuraba entre los miembros de ninguna organización política judía11.

Bjorn A. Afzelius (1925-2008)

Figura 2. Bjorn Afzelius. Tomado de la referencia 12

Biólogo sueco, doctor, profesor de histología y pionero en ultraestructura celular humana y de animales.

Bjorn Afzelius nació en Estocolmo en 1925, en el seno de una antigua familia sueca12. Su abuelo, Arvid Afzelius, fue el descubridor de la Enfermedad de Lyme. Todo su trabajo lo desarrolló en Estocolmo, excepto una beca de investigación que desplegó en el departamento de Biofísica de la Johns Hopkins de Baltimore en 1958.

Defendió su tesis doctoral en 1957. Fue profesor asociado desde 1958 del Instituto Wenner-Gren de Estocolmo. Fue el descubridor de la ultraestructura de los cilios y los flagelos5,12. Descubrió los brazos de dineína y los brazos radiales en el axón del esperma de diversos animales, partiendo de insectos. En 1976 publicó la relación de la inmovilidad ciliar de los espermatozoides y de las células de la mucosa respiratoria en pacientes con Síndrome de Kartagener13.

En 1977 Bjorn A. Afzelius y Rune Eliasson (escandinavo, experto en infertilidad) identificaron la asociación de la infertilidad masculina con patología respiratoria, así como la inmovilidad de cilios, por alteración ultraestructural. En las investigaciones ultraestructurales hay que mencionar a Jennifer Sturguess, canadiense5,14.

Afzelius era un profesor entusiasta. Recibió honores y reconocimientos. Se retiró en 1991.

Murió 27 de abril de 2008, tras sufrir una enfermedad de Parkinson.

Su mujer se llamaba Ullis. Tuvieron dos hijos. Se sabe que Afzelius escribió en dos ocasiones a Manes Kartagener en relación con la infertilidad masculina del síndrome que lleva el nombre del segundo y, posteriormente, sobre la inmovilidad de los cilios5. Kartagener no respondió. No se sabe si llegó a leer la primera carta. La segunda, llegó después de su fallecimiento.

Alfons Karlovich Zivert (“Siewert”, 1872-1922)

Médico ruso de origen étnico alemán, internista, fisiólogo, toxicólogo y médico militar. Vivió en la denominada Edad de Plata rusa (un período de la historia de la cultura rusa ubicado entre 1890 y principios de los años veinte). Su apellido se escribe Zivert en ruso o von Siewert, en alemán. En 1902 publicó el primer caso de “sinusitis, bronquiectasia congénita y situs inversus viscerum”15. Ha sido una figura médica poco conocida en occidente hasta su reivindicación histórica en las últimas décadas10.

Alfons-Ferdinand-Julius Karlovich Siewert (9 de agosto de 1872-1922) nació y murió en Kiev, actual Ucrania, que entonces pertenecía al imperio ruso.

Los enigmas sobre la vida de AK Zivert se inician en la propia figura paterna pues pertenecía al servicio secreto y de la censura rusa zarista: Karl-Ferdinand Zivert (1843-1917). AK Zivert era descendiente de una familia alemana “juramentada al Zar de Rusia”10.

AK Zivert se graduó en Medicina en Kiev en 1899. Trabajó como interno en la Clínica de Propedéutica de la misma ciudad. En 1902, con 30 años, y sin tener ninguna “cita académica” publicó en San Petersburgo, en ruso, en el semanario médico nacional (Russkiy Vrach “El médico ruso”) la descripción de un caso de un varón de 20 años con sinusitis, bronquiectasias congénitas y situs inversus viscerum. Realmente esta es la primera descripción de la tríada Siewert-Kartagener15. Dos años más tarde, en 1904, este artículo original ruso fue reeditado en Alemania16. Esta versión alemana posterior de su artículo es la que los especialistas occidentales suelen referir como la primera descripción de la tríada6,10.

Zivert, en la propia clínica de la Universidad preparó su tesis, sobre química y toxicología, que defendió en 1906. Realizó una estancia formativa becada en Alemania (1906-1908), Durante esta estancia, publicó junto con el conocido farmacólogo Wolfgang Otto L Heubner10 (1877-1957), hijo del pediatra Otto Heubner (1843-1926), que en esa época era director de la Charité de Berlín.

En 1909 se hizo Privatdozent (profesor adjunto) del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de San Vladimir, en Kiev. Desde 1909 hasta 1912 sirvió como médico militar en Kubanskiy, más tarde, en los regimientos de infantería de Mirgorodskiy y al final fue Médico Jefe de la 12ª Clínica de Medicina Interna del Hospital Militar Clínico de Kiev. Finalmente, en el período 1920-1921 consiguió un puesto de Jefe del Departamento de Medicina Interna y profesor titular en Kiev. Falleció en 1922 como consecuencia de la Guerra Civil y la Revolución Rusa10. Los desastres sociales del siglo XX causaron un profundo impacto en su vida y carrera posteriores, por lo que su papel se vio oscurecido en esa época para la comunidad médica mundial.

Situs ambiguus-heterotaxias

Es conveniente señalar en este lugar que además del situs solitus y del situs inversus, cualquier otra disposición se denomina situs ambiguus o heterotaxia, La alteración de la asimetría derecha-izquierda asociaría polisplenia en el primer caso y asplenia en el segundo. La asplenia se cree que se debe a la presencia de un lado derecho doble (consecuentemente el lado izquierdo sería idéntico al derecho). Se conoce también como isomerismo derecho. La heterotaxia con asplenia se conoce también con el epónimo de Síndrome de Ivemark.

Grados diferentes de heterotaxia se observan también en síndromes de la línea media como el síndrome de Meckel (situs inversus y poliesplenia), o en el síndrome de Kartagener.

Björn Ivemark (1925-2005) fue un pediatra y patólogo sueco. Nacido en Karlstad, se graduó en el Instituto Karolinska en 1951 y se doctoró en 1955. En su tesis doctoral caracterizó el cuadro clínico-anatómico de anomalías cardiovasculares con asplenia, que es conocido como “Síndrome de Ivemark”17. Murió en Carcasona, sur de Francia.

Linea histórica de la discinesia ciliar primaria y situs inversus (fig.3)

Girolamo Fabrizio (1537-1619), anatomista italiano, en 1600 hizo la descripción de alteraciones de la lateralidad visceral. Leeuwenhoek, Países Bajos (1675), hizo la descripción de células móviles, protozoos, y espermatozoides. La nominación de “cilios” (“ceja o pestaña”), corresponde a Müller (1786).

S. Jarcho cita al profesor de medicina Francesco Torti (1658–1741) como redactor de una de las primeras referencias escritas sobre “bronquiectasias” familiares. En 1685, fue profesor en la Universidad de Módena, Italia. En la carta 325 de su correspondencia, custodiada en el Archivio di Stato in Modena, se refiere a una tos familiar desde la infancia, no por tuberculosis, que el autor cataloga de bronquiectasias clínicas. Mathew Baillie (1761-1826), médico y patólogo británico escocés, es citado por ser el primer descriptor de un situs inversus totalis en humanos sobre estudios autópsicos (1788). Su texto de 1793 (The morbid anatomy…) se considera el primer estudio sistemático de anatomía escrito en inglés. Sin embargo, la primera descripción científica de un situs inversus totalis, podría ser la realizada en el estudio anatómico de 1760 del cadáver del Virrey de Nueva España (México). Echenique y Urkía publicaron en 2001, en la revista Cirugía Española, un documento histórico datado en 1774 sobre dicho estudio necrópsico y embalsamamiento realizado en 1760 y guardado en los Archivos de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País21. En este archivo se recoge con detalle la: “Physiológica y Patológica Inspección del Excmo. Sr. Marqués de las Amarillas Virrey, Gobernador y Capitán General de esta Nueva España; (en el motivo de su embalsamo) en presencia de los señores y el Dr. y Maestro Dn. Francisco González y Avendaño Catedrático de Prima de Medicina, oy Presidente del Real Tribunal del Prothomedicato; el Dr. y Maestro Dn. Juan Gregorio de Campos, Catedrático de Vísperas, y Prothomédico del Real Tribunal, y del Dr. Dn. Antonio Martínez. México y Agosto 26 de 1.774. El procedimiento lo realizó Domingo Russi (rubricado original) Cirujano de la Clase de Primeros de la R(ea)l Armada Jubilado p(o)r S.Md”.

Figura 3. Hitos históricos de las descripciones de situs inversus, bronquiectasias y discinesia ciliar primaria.

Russi era miembro de la mencionada Sociedad Bascongada. Sobre esta publicación y una biografía de Russi ya existe un artículo publicado en 1998 en el Boletín de la Sociedad Bascongada de Amigos del País22.

Como escribimos anteriormente, en 1902 Zivert escribió la primera descripción de la tríada sinusitis, bronquiectasias y situs inversus15, en 1904 se hizo la publicación en alemán16. Posteriormente a Zivert hay descripciones de casos aislados: Oeri (1909) y Guenther (1923), casos que Kartagener no conocía6. También Lloyd JJ (1932) comunicó varios casos de dextrocardia con alteraciones pulmonares, dos de ellos con bronquiectasias, en la revista (Trans Am Climatol Clin Assoc 1932; 48:138-416).

Como ya indicamos, Kartagener publicó en el año 1933 la triada clínica3. Respecto a la etiología y fisiopatología, Afzelius junto con Eliasson, identificaron la asociación de la infertilidad masculina a la patología respiratoria, así como la inmovilidad de cilios, por alteración ultraestructural13,14. En los años 80 del siglo XX se desarrollaron los primeros estudios de patología de motilidad ciliar, de alteración de la función, que no siempre van acompañados de alteración de la ultraestructura. Por ello se prefiere la denominación de Disfunción ciliar primaria. En este siglo XXI se han ido completando las investigaciones relativas al diagnóstico y cribado (ej., el óxido nítrico nasal), así como el desarrollo de consensos y protocolos terapéuticos1,2,7.

El síndrome de Kartagener en las publicaciones españolas

Sobre dextrocadia encontramos en la Hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España una publicación en prensa médica histórica en la revista España Médica (15/2/1928, pág. 11). Se refiere a una sesión de la Academia Médico-Quirúrgica Española, de 16 de enero de 1928 donde se menciona que “el doctor Crespo Alvares lee a su vez una comunicación que presenta en colaboración con el doctor Gutiérrez Arrese sobre Los casos de destrocardia congénita. A continuación estudia la frecuencia de estos casos citando estadísticas y recuerda dos casos aparecidos en Los Progresos de la Clínica por parte de Bravo Frías y Muñoyerro…”

Respecto a las primeras publicaciones de síndrome de Kartagener en español, hemos localizado una publicación en una revista argentina y una mejicana:

  • Taina JA, Villegas AH, Schieppati Síndrome de Kartagener: tratamiento quirúrgico: lobectomía y segmentectomía. Publicación preliminar. Rev Asoc Med Argent 1954; 68 (787-788):565-568
  • Shubich-Neiman I, Rodriguez Taboada J. Síndrome de Kartagener en la inf Reporte de dos casos. Bol Med Hosp Infant Mex 1975; 32(3):493-501

Las primeras descripciones de síndrome de Kartagener aparecieron en revistas médicas nacionales españolas de medicina interna, pediatría y dermatología:

  • González González Síndrome de Kartagener. Presentación de un caso. Trabajos del Instituto “Tomás Cerviá” de Fisiología y Patología Regionales de Tenerife 1960; 6(40):123-128
  • Silva Domínguez A, Lois Bernárdez A, Lamelas Olarán JA, Ruiz de la Cuesta Síndrome de Kartagener incompleto, con persistencia del conducto arterioso y otras malformaciones congénitas. Rev Clin Esp 1964; 94:380-383
  • Salvioli JE, Calvo Síndrome de Kartagener. Rev Clin Esp 1970; 116:57-62
  • González Espinosa R, Belda Alcaraz D, Duque Fernández R, Andrés Polo C, Arregui Llabrés Síndrome de Kartagener An Esp Pediatr 1979; 12:443-446
  • Vázquez J, Fernández-Redondo V, Sánchez-Aguilar D, Toribio J. Cutaneous manifestations in Kartagener’s Syndrome: folliculitis, nummular eczema and pyoderma gangr Dermatology 1993; 186:269-271
  • González de Dios J, Moya Benavent M, Sirvent Mayor MC, Prieto Cueto JJ, Herranz Sánchez Y, Juste Ruiz M, Vera Luna J. Síndrome de Kartagener: una infrecuente causa de distrés respiratorio neonat An Esp Pediatr 1996; 45: 417-420

También se encuentra la referencia aparecida en el libro de Jaso Roldán E, Gracia Bouthelier R y Jaso Cortés E (eds.) titulado Síndromes pediátricos dismorfogenéticos23. Existen publicaciones de casos en la revista Medicina Militar (Roca Nuñez JB et al. Rev Medicina Militar 1986; 42:414-418).

La Disfunción ciliar primaria, además de en el hombre, se ha descrito en el perro y el cerdo (Planas A et al. Disquinesia ciliar primaria en un Bichon Frisé macho de un año de edad. Clin Vet Pequeños Anim 2002; 21:118-122).

Epilogo

La denominación de un síndrome en ocasiones ignora a sus primeros investigadores. La causa de ello a veces radica en el idioma de publicación, a veces, en las circunstancias personales y sociales del entorno de la investigación (guerras como la revolución tusa en este caso), o bien, en un cierto parón en el progreso de la ciencia médica (como la Primera Guerra Mundial). En nuestro trabajo hemos recordado como había algún caso que describía la triada previamente. Se generalizó el nombre de síndrome de Kartagener por cuanto además este autor investigó varios años este tema y propuso el tipo predominante de herencia.

La Discinesia ciliar primaria y el síndrome de Kartagener son ejemplos de cómo investigar y entender una enfermedad requiere un estudio desde diversos puntos de vista. En primer lugar, una observación clínica cuidadosa y su comunicación científica para, posteriormente, y con el paso del tiempo y los logros en biotecnología, poder conseguir un incremento en la comprensión de esa enfermedad (médicos internistas, biólogos, histólogos ultraestructurales, pediatras…). Hay que destacar el interés de Afzelius en poner en conocimiento de Kartagener sus descubrimientos hasta en dos ocasiones.

Sobre la vida de Kartagener, por último, es conveniente comentar que tuvo la suerte de trabajar en el “oasis suizo”, un país neutral, sin la inestabilidad extrema de Centroeuropa en esa época, y sin sufrir la persecución nazi por ser de etnia judía. Gracias a eso, su nombre puede acompañar justamente a la denominación de esta enfermedad.

Bibliografía

  1. Bergström SE, King TE, Hollingsworth H. Primary ciliary dyskinesia (immotile-cilia syndrome). UpToDate 2020
  2. Romero Rubio MT, Rovira Amigo S, Caballero Rabasco MA. Manejo del paciente afecto de discinesia ciliar Protoc Diagn Ter Pediatr 2017; 1:423-437
  3. Kartagener M. Zur pathogenese der bronchiekt I mitteilung: bronchiektasien bei situs viscerum inversus. Beitr Klinik Tuberk 1933; 83:489-501
  4. Kartagener M, Stucki P. Bronchiectasis with situs inver Arch Pediatr 1962; 79:193-207
  5. Berdon WE, Willi U. Situs inversus, bronchiectasis, and sinusitis and its relation to immotile cilia: history of the diseases and their discoverersManes Kartagener and Bjorn Afz Pediatr Radiol 2004; 34:38-42
  6. Andrews CT. Kartagener syndr BMJ 1949; 4:1269-1270
  7. Lucas JS, Alanin MC, Collins S, et Clinical care of children with primary ciliary dyskinesia, Expert Review of Respir Med 2017; 11:779-790
  8. Kartagener Das Problem der kongenitalität und heredität der bronchiektasien. Ergebnisse der inneren Medizin und Kinderheilkunde 1935; 49:378-442
  9. Bloodgood RA. From central to rudimentary to primary: the history of an underappreciated organelle whose time has c The primary cilium. Methods Cell Biol 2009; 94:3-52
  10. Churilov LP. A man behind a syndrome: Who was Doctor Zivert? Lung, Pulmon Respir Res J. 2020; 3:120
  11. Nitzani D. Professor Dr. Manes Kartagener. En: Menczer A, ed. Sefer Przemysl (Przemysl memorial book). Tel Aviv, Former Residents of Przemysl in Israel 1964, p. 354. Acceso: 20 de mayo de Disponible en: https:// www.jewishgen.org/Yizkor/Przemysl/ prz343.html
  12. Dallai R. Obituary. Bjorn A. Afzelius: fríend and c Tissue Cell 2008; 40:383-386
  13. Afzelius BA. A human syndrome caused by immotile Science 1976; 193:317
  14. Eliasson R, Mossberg B, Camner P, Afzelius BA. The immotile-cilia syndr A congenital ciliary abnormality as an etiologic factor in chronic airway infections and male sterility. N Engl J Med 1977; 297:1-6
  15. Zivert AK. Sluchai vrozhdionnoy bronkhoektazii u bol’nogo s obratnym raspolozheniem vnutrennostey [A case of congenital bronchiectasis in a patient with reverse position of viscera]. Russkiy Vrach 1902; 38:13
  16. Siewert A. Über einen fall von bronchiectasie bei einem patienten mit situs inversus Berliner Klinische Wochenschrift 1904; 41:139-141
  17. Ivemark B. Implications of agenesis of the spleen on the pathogenesis of conotruncus anomalies in childhood. Acta Paediatr 1955; 44:590-592
  18. Jarcho, An early report of familial bronchiectasis. Bull Hist Med 1999; 73:291-293
  19. Pennekamp P, Menchen T, Dworniczak B, Hamada H. Situs inversus and ciliary abdnormalities: 20 years later, what is the connection? Cilia 2015; 14:1-12
  20. Satir. Landmarks in cilia research from Leeuwenhoek to Cell Motil Cytoskel 1995; 32:90-94
  21. Echenique Elizondo M, Urkía Etxabe JM. Situs inversus tot Primera descripción científica realizada durante la Ilustración en México. Cir Esp 2001; 70:247-250
  22. Riera Palmero El Socio Médico de la Bascongada Domingo Russi y el México Ilustrado. Boletín de la RSBAP LIV 1998-1, 15-36
  23. Jaso Roldán E, Gracia Bouthelier R, Jaso Cortés E. Síndrome de Kartagner. En: Jaso Roldán E, Gracia Bouthelie R, Jaso Cortés E, eds. Síndromes pediátricos dismorfogenétic Madrid: Ed Norma 1982, pp. 444-445
volver a la revista
Descargar PDF